Denuncia contra casino madrileño por recibir una paliza

PuñosPelea

Las peleas en los casinos de Las Vegas son una constante que se repite con asiduidad y que sucede por diferentes motivos, ya puede ser por enfrentamientos entre bandas, riñas por celos, malas miradas o una simple chispa que termine por incendiar a alguno de los muchos jugadores que en esos casinos abandonan grandes cantidades de dinero… Lo que nos sorprende es que se haya dado una situación de estas en uno de los casinos que están ubicados en Madrid, y más sorprendente aún es que en ella se vieran involucrados empleados del propio casino.

Durante la madrugada del 25 de julio el jugador de Omaha, Jorge R. Suanzes, acudió con un amigo, como otras veces, al céntrico Casino Gran Vía, situado en la mítica calle madrileña de igual nombre, pero al llegar a la entrada del establecimiento su noche abandonó la normalidad.

El jugador afirma que en aquel momento los porteros del casino impidieron su entrada al percibir en él un estado de embriaguez que les permitió denegar su entrada apoyándose en el derecho de admisión que tienen reservado, algo que causó el desacuerdo con Jorge, quien optó por solicitar una hoja de reclamaciones. Una vez entregada, pidió ayuda a uno de los empleados para rellenarla correctamente, recibiendo una negativa como respuesta. Dado el trato recibido, Jorge comenzó a grabar con su móvil la situación, terminando por encender los ánimos de los empleados del casino encargados de la seguridad, que poco tardaron en reducirle a base de agarrones y golpes, tras lo cual fue arrastrado hasta la puerta principal del establecimiento, donde lo abandonaron tras ser increpados por una viandante.

Según los representantes del casino, el jugador fue rechazado en la puerta y aún así insistió durante 45 minutos, se le entregó la hoja de reclamaciones cuando fue solicitada y también se le solicitó que dejará de grabar con el móvil en el interior del local, tal y como prohíben las normas. De la paliza que afirma haber recibido Jorge no parecen saber nada, “los golpes no se los dieron aquí”, incluso concluyen que fue el jugador quien causó heridas a uno de los empleados después de haberle mordido.

Jorge acudió a un reconocimiento con el que evaluar sus lesiones, golpes por todo el cuerpo y un ojo hinchado con derrames, que posteriormente incluyó en la denuncia presentada contra el casino y sus empleados, los cuales tendrán que aportar a su vez, el parte de lesiones del empleado y los vídeos de la cámara de seguridad para defenderse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *