Ivey vs Borgata: La pelea por los 9,6 millones de dólares continúa

Phil-Ivey-Court

Phil Ivey añadió un nuevo capítulo a la historia en la que acabó siendo denunciado por hacer trampas en casinos situados a ambos lados del Océano Atlántico, teniendo que defenderse ante tribunales ingleses y norteamericanos.

Los hechos constatados probaron que el famoso jugador, ganador de diez brazaletes de las WSOP, utilizó durante 2012 una técnica visual llamada “edge-sorting” que consiste en utilizar los defectos de impresión en determinadas cartas, con los que se puede identificar su valor, como si estuvieran marcadas.

Mirando los bordes de los naipes, unas mínimas diferencias en los motivos impresos, permitieron al señor Ivey y su compañera de juego, Cheung Yin Sun, sacar ventaja y conseguir importantes beneficios jugando Baccarat, que en el Casino Borgata de Atlantic City valoran en 9,6 millones de dólares y que nunca le fueron abonados en su totalidad.

Entrados en la típica batalla legal de película hollywoodiense, ahora es Ivey quien demanda al Borgata al considerar que utilizaron una técnica legal, con lo que se estaría cometiendo un fraude contra el propio Ivey, dañando gravemente su imagen, además haberle creado muchos otros problemas derivados de esta acción judicial.

El jugador, junto a su equipo de abogados, pelean por una cantidad de dinero digna de la batalla que se avecina, y para ello alegan que el casino ha destruido las pruebas que causaron todo este revuelo. Los naipes defectuosos no aparecen…

Trampas o estrategia legal, el caso está en pleno apogeo, puede que se alargue por años, o puede que todo se resuelva en pocos meses, ¿quién ganará? no sabemos, quien lleve mejores cartas seguro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *