Paul Phua podrá volver a jugar en Las Vegas

PaulPhuaJuicio

Empieza a aclararse el futuro de Paul Phua tras el gran escándalo destapado el pasado verano, cuando el millonario asiático fue arrestado junto a su hijo, Richard Young y otros implicados, en una redada que tuvo como objetivo una supuesta organización de apuestas deportivas vía internet, que desarrollaba su actividad en Las Vegas, donde este tipo de apuestas están están prohibidas, con motivo de la celebración del Copa del Mundo de la FIFA de Brasil.

Pasados los meses desde su detención y su puesta en libertad con cargos y bajo fianza, ciertos acusados se declararon culpables a cambio de algún tipo de trato y otros fueron absueltos mientras que Phua optó por mantener su no culpabilidad, aconsejado por su defensa.

Una estrategia cimentada en la inviabilidad de la acusación que ha terminado derivando en la desestimación del caso por parte del juez encargado de llevarlo, cuando apenas quedaban dos semanas para la celebración del juicio, fechado el 15 de junio.

El jugador malayo fue sorprendido hace casi un año, por el FBI en su suite del hotel Cesar’s Palace de la Ciudad del Pecado, donde estaba teniendo lugar el presunto negocio ilegal. Allí se personaron tras infiltrar un falso técnico que habría accedido a la habitación con la excusa de arreglar un corte de internet.

Fue aquella jugada la que, habiendo sido analizada por el prestigioso grupo de abogados que representa a Phua, les permitió encontrar la única solución favorable para resolver el entuerto sin que su cliente fuera perjudicado. El modo de proceder del FBI para llevar a buen puerto la operación resultó haberse producido de una forma ilegal al considerarse un allanamiento y no cumplir con la IV Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

“El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser detenidas o embargadas”.

De esa forma, todas las pruebas recolectadas en aquella operación quedaron invalidadas, dejando al fiscal sin caso y todos los acusados libres de cargos.

Consultando expertos en Derecho, hemos podido saber que es muy probable que el caso hubiera podido ser desestimado mucho antes, pero que se ha prolongado en el tiempo como única forma de castigo posible para Phua, quien ahora tendrá que reclamar el par de millones que aportaron Phil Ivey y Andrew Robl para sacarle bajo fianza, además de otros bienes que le fueron incautados.

Si para este magnate el dinero no era problema, si lo fue el hecho de no poder acceder a ningún casino de Las Vegas para jugar al póker, prohibición que queda anulada desde la desestimación del caso. Una ballena que vuelve al mar…

Si no conoces a Paul Phua, diremos que es un gran animador de las mesas de cash más altas de Macao y asiduo de eventos alto coste con The Big One for One Drop. En el siguiente vídeo, grabado durante el festival australiano Aussie Millions, se le puede ver en acción disputando una mano contra el chino Lo, quien le termina sacando medio millón de dólares de un solo golpe.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *